Embarazo Adolescente

Automedicación: Un Riesgo para Vos y tu Bebé

Por la Dra. Alejandra Julia Giurgiovich

¿Qué es la automedicación?

La automedicación es tomar cualquier medicamento que no te lo recomiende un médico.

Cuando digo cualquier medicación, me refiero a cualquiera, hasta el que te parezca más inocuo: aspirina, ibuprofeno, antibióticos, anticonceptivos, pastillas para que venga la menstruación, etc., etc., etc.. La lista es muy larga.

Es importante que tengas en claro que no se puede medicar sólo por los síntomas que sentís o tenés: fiebre, vómitos, dolor de cabeza, dolor menstrual o que no te venga la menstruación.

Necesitas SIEMPRE un examen médico, que te interroguen detenidamente sobre tus síntomas, sobre tus antecedentes familiares y personales de otros problemas de salud para poder elegir la medicación que corresponda y sea la más adecuada para vos y no te haga daño.

Por lo tanto queda claro que el farmacéutico, una amiga o la vecina no pueden medicarte, ni tampoco vos podés tomar por tu cuenta la que tomó tu amiga con tus mismos síntomas porque a ella le hizo bien…

¿Cuál es el problema de la automedicación?

Podés tener algunos problemas de salud que desconocés, como alergias, hipersensibilidad, o enfermedades que se agravan si tomas ciertos medicamentos, te doy algunos ejemplos:

Podés tener alergia a la aspirina, a algunos antibióticos, o a la dipirona, seguramente escuchaste hablar de esto.

Puede pasar que tu hígado no funcione del todo bien, y que alguno de los medicamentos que tomás te agraven este cuadro: antimicóticos, es decir medicación para los hongos que a veces es necesario darlos por vía oral. Otro ejemplo de este tipo es que tengas algún problema en la coagulación de la sangre y por ejemplo la aspirina te puede agravar.

Por último puede pasar que estés embarazada, sobre todo cuando recién te embarazás que muchas veces no sabes que lo estás, y esto puede afectar al futuro bebé.

¿Cómo afectan las medicaciones al bebé?

Aquí debemos hacer primero una pequeña aclaración: todo lo que la mamá coma, tome o se inyecte llega al bebé.

El bebé esta dentro del útero, y se une mediante el cordon umbilical a la placenta que a su vez se une al útero. La placenta es como “una gran esponja”, que recibe sangre de la mamá con todos los nutrientes que la madre ingiere y se los pasa al feto.

Pero en este momento no sólo recibe nutrientes. Así como recibe azúcar si la embarazada come un alfajor, si la madre toma alcohol, llega el alcohol al feto; si fuma llega la nicotina; si usa drogas también llegan al feto; lo mismo ocurre si toma medicamentos. Muchos de ellos atraviesan la placenta y algunos son muy peligrosos para el feto.

Pero ¿qué medicamentos son realmente peligrosos en el embarazo?


Tenes que recordar que si no estando embarazada todos los medicamentos te los debe recomendar un médico, mas aún estando embarazada, y por supuesto, si tu médico te recomienda un remedio, tomalo, porque “seguro no dañará a tu bebé”.

Otra cosa importante es que si tenés un atraso, o pensás que estás embarazada o estás buscando un bebé, se lo digas a tu médico cuando consultas por cualquier cosa; hay medicamentos que se pueden dar durante el embarazo y otros no.

Es importante que sepas que el daño que provoca una medicación depende del tipo de medicación que tomes, más o menos dañino para el feto (más o menos teratogénico), es decir que le produzca malformaciones externas o internas. Algunas se ven en el momento del nacimiento, otras con el tiempo, depende del momento del embarazo en la tomes: cuanto más temprano resultados más graves, es decir malformaciones más severas y también depende de la cantidad que ingieras.

Cualquier medicamento puede ser peligroso, sea por el tipo de compuesto que tiene el medicamento (por ej: tetraciclinas, talidomida, etc) pero también por la sensibilidad de la madre al tipo o cantidad de medicación o por el momento del embarazo en que lo use .

Agradecemos la colaboración de la licenciada Stella Maris Calvo

Recordá que cualquier medicamento autoadministrado puede ser peligroso y más aún cuando estás embarazada.

 Imprimir